Uso y lavado de los pañales de tela

Para el cuidado y durabilidad  de nuestros productos y mantenimiento de la garantía debés seguir las recomendaciones que te damos a continuación:

Manipular los snaps y elásticos con cuidado para evitar que se rompan o desprendan. Te recomendamos evitar situaciones donde se puedan enganchar telas e hilos, remallado del pañal. Es indispensable evitar lavar nuestros pañales con otros pañales o ropa que tengan velcro. Por más que estos puedan cerrarse o esconderse, siempre cabe la posibilidad que se desprendan, y raspen o enganchen las telas y costuras.

Recomendaciones de lavado

– Pañales de PUL y bolsitas impermeables.
Todos nuestros pañales y bolsitas de PUL (tela impermeable y respirable) se hacen con pul tricapa de origen argentino con una durabilidad estimada en 600 lavados, dependiendo de los cuidados que se tengan durante su uso:

  1. Remover todos los sólidos.
  2. Lavar preferentemente en lavarropas con agua fría  o tibia, no mas de 30 grados y 700 rpm.
  3. Utilizar jabón líquido o en polvo de acuerdo a las cantidades sugeridas por el fabricante para lavar. Recordá que los pañales son ropa muy sucia, por lo tanto debés usar una cantidad apropiada de acuerdo a esto, para evitar olores.
  4. Evitar jabones en base a hierbas como el jabón blanco.
  5. No utilizar aditivos como suavizantes, lavandina/cloro ni vinagre.
  6. No expòner demasiado al sol. Todo lo que son cubiertas impermeables o cover envivado, puede dañarse con exceso de sol. Son de composición 100% sintética, de secado rápido. Recomendamos secar a la sombra.
  7. No secar al calor (secadoras, calefactor, etc)
  8. No planchar.

Pañales de Algodón y absorbentes:

  1. Remover los sólidos.
  2. Lavar preferentemente en lavarropas. Podés usar lavar con agua caliente hasta 40 grados, pero no es recomendable que hagas siempre esto, puesto que podrías dañar los elásticos. Centrifugar a 1000 rpm.
  3. Utilizar jabón líquido o en polvo de acuerdo a las cantidades sugeridas por el fabricante. Recordá que los pañales son ropa muy sucia, por lo tanto debés usar una cantidad apropiada de acuerdo a esto, para evitar olores.
  4. Evitar los jabones en base a hierbas como el jabón blanco. No utilizar aditivos como suavizantes, lavandina/cloro ni vinagre.
  5. Secar al sol.
  6. No recomendamos planchar, no es necesario y se podría acelerar el desgaste de las telas y elásticos.

Primer lavado

El primer lavado es importante apenas se reciben los pañales, con el fin de sacar cualquier suciedad imperceptible propia del proceso de confección en el taller y también para ablandar las fibras naturales y prepararlas para absorber efectivamente.

Antes de inciar con el primer lavado, es muy importante que chequee el estado del pañal que acaba de recibir, para detectar posibles anomalìas que requieran hacer uso nuestras garantías.

Separar absorbentes de pañales para que todo se lave mejor. No hace falta que le des un lavado intensivo previamente al uso, ya que no están sucios, por lo que podés lavarlo en el mismo ciclo que otras ropas livianas, como ropa del bebé, por ejemplo. No utilices lavandina ni suavizantes y seguí las indicaciones anteriores para configurar su lavado.

Los absorbentes pueden encojer hasta un 5% luego del primer lavado puesto que  estan confeccionados en telas naturales como el algodón. Con un sólo lavado previo están listos para ser usados. Pero los pañales hibridos y los absorbentes necesitarán al menos dos o tres lavados más para comenzar a absorber al máximo de su capacidad, e irán absorbiendo mas eficientemente a medida que se continúen los ciclos de lavado. No es necesario que hagas todos esos lavados antes de usar, pero si que lo tengas en cuenta, porque puede que las primeras veces no absorban lo que esperás. Recomendamos usar las primeras veces de día.

Rutina de lavado recomendada

Establecer una rutina de lavado que optimice la limpieza de los pañales y se adapte a los tiempos de la familia, es algo fundamental cuando se pañalea con tela. Es importante juntar entre lavado y lavado, una cantidad de pañales mínima que permita que ahorremos en el uso de agua y de electricidad, y que también permita que los pañales se froten entre sí durante el lavado para que se limpien correctamente. Esta cantidad mínima es de 10 pañales con sus absorbentes; lo ideal es poder llenar 3/4 partes del tambor de la máquina. Si el tambor está muy lleno los pañales no podrán girar y fregarse con otros para lavarse en profundidad. En el caso de que la cantidad de pañales sea poca, siempre es recomendable adicionar alguna sábana para darle peso al lavado. Evitar agregar toallas que por lo general son pesadas y duras.

Recomendamos en cada tanda de lavado hacer un ciclo corto o de prelavado, con la mitad de la medida utilizada de jabón con agua fria, y un segundo lavado posterior principal o un ciclo más largo, esta vez con la medida completa de jabón indicado para «ropa muy sucia». La función del prevalado es la de enjuagar los pañales, retirando en el primer centrifugado todos los restos de orina y caca; la función del segundo lavado principal es la de higienizar en profundidad los pañales. No se recomiendan más enjuagues de los descriptos, ya que esto podría causar que se arrunien las telas con la excesiva acumulación de minerales presentes en el agua corriente.

Para secar los pañales el sol es ideal ya que es un blanqueador natural, y elimina bacterias y olores. Igual recorda que todo lo que es impermeable no debe exponerse en exceso al sol. Y los elásticos y envivados tambien se arruinan con exceso de sol. Podes colgar al sol a discresión absorbentes, y con moderacion ajustados. Todo lo que son cubiertas impermeables recomendamos secar a la sombra.

¿Que jabón utilizar y cuanto?

Es importante que sepas que los pañales son prendas categorizadas como «muy sucias» por ello es importante que utilices la cantidad de jabón adecuada y sin miedo. Si usamos poco jabón en su lavado, terminarán oliendo mal por no limpiarse bien. Lo mismo va para la elección del jabón; recomendamos que evites los jabones blancos/neutrales, o naturales a base de plantas y hierbas, ya que los agentes de estos jabones no son lo suficientemente fuertes para actuar sobre las manchas.

Dependiendo del fabricante del jabón, una medida completa es de aproximadamente 100mm, esto correspondería para el lavado principal de ropa muy sucia; y la mitad de esa medida (50 mm) sería la indicada para utilizar en el prelavado.

Desaconsejamos totalmente el uso de lavandina, vinagres, aceites y suavizantes en el lavado de los pañales; si tu rutina de lavado es óptima, éstos nunca tendrán mal olor y no necesitarás hacer enjuagues extra, herviduras, ni sopas.

¿Como almacenar los pañales sucios entre lavados?

Podés almacenarlos en wetbags, que son bolsitas impermeables confeccionadas en PUL, especial para el traslado y almacenamiento de pañales de tela sucios o limpios. Podés disponer de un canasto específico para almacenarlos en el lavadero o lugar similar; es muy importante que el canasto sea aireado, para evitar así proliferaciones de bacterias y hongos dentro. Puede ser canastos sin tapa, o de esos canastos con tapa que son calados. Es importante que retires los sólidos del pañal antes de enviarlos al canasto o wetbag.

Jamás almacenes tus pañales sucios en remojo en baldes o palanganas; esto sólo propicia un caldo de cultivo para bacterias y hongos y terminará por arruinar telas y elásticos a la larga.

NOTAS:
– Si vas a dejar tus pañales sin lavar por más de un día, te recomendamos lavar a mano con agua para eliminar restos de pis o caca, y luego dejar secar a la sombra. Una vez secos dejarlos donde los dejas normalmente para su posterior lavado. Es importante que los dejes secar a la sombra para que no se junten hongos y siempre guardar para el lavado en un lugar aireado. Si no realizás este enjuague, pueden juntarse gusanos. Esto y el amoníaco que genera el pis puede degradar la membrana impermeable y percudir las telas de algodón, generando fugas, manchas y olores indeseables.
– Las caquitas del lactante son solubles al agua y no hay que aclararlas previamente.